9 ene. 2015

DESCONOCIDO, IGNORADO, DESAPARECIDO, PERDIDO, OLVIDADO, APARTADO, INVISIBLE (JEN-GEN-YEN-XEN)

La distancia en el espacio impide precisar lo que se ve. A mayor distancia, menor detalle, menor definición y menor conocimiento. Análogamente ocurre con la lejanía en el tiempo, lo que acaece recientemente se memoriza, se conoce y se visualiza con precisión.

Partir de un lugar caminando permite comprobar cómo el punto de partida se va haciendo más pequeño, llegando a desaparecer. Al igual que el “paso” físico y la imprecisión visual de lo que queda atrás, el “paso” del tiempo hace olvidar los detalles hasta quedar desconocidos, desaparecidos. Infinidad de pasos, infinidad de años hace que lo presente, que un momento existió en nuestro conocimiento, desaparezcan de él, lo cual no quiere decir que no forme o haya formado parte de la realidad.

Suele pasar que echemos siempre en falta las cosas cuando ya no las tenemos, no las vemos, las hemos perdido o han desaparecido, incluso de nuestra memoria (queremos acordarnos pero el esfuerzo es en vano).

Por otra parte, también es cierto que todo conocimiento está formado por esa cantidad de pequeñas cosas que vamos aprendiendo. Al igual que todo en la Naturaleza, constituido por partículas,  las cosas realizadas de manera artificial pueden estarlo también por piezas
diferentes, GENeradas por módulos y micromódulos, lo que hace que se vea un sólo conjunto uniforme, quedando sus componentes invisibles, desaparecidos, irreconocibles, ajenos  a lo general. Deteriorarse, deshacerse, despiezarse sería degenerar.

El mayor “milagro” contemplado por el ser humano ha sido durante milenios la generación de Vida; cómo los seres vivos engendraban, sin ser conscientes (sin tener conocimiento ni intervención), otros seres a su imagen y semejanza. Expreso como milagro una realidad tan inconmensurable como invisible, misteriosa, oculta, escondida, desconocida.

Y-EN, significa básicamente Espíritu Entrar. Al igual que IEN, JEN, GEN, incluso XEN. Todos los seres vivos lo son por esa “luz y calor” que les da la vida, de lo contrario estarían inertes. Ya dentro de sus madres los seres van creciendo, como meros desconocidos (GEN) hasta que nacen, salen, parten. “Desconocido Espíritu Igual que” (GEN-Y-TAL) machos o hembras, y según este parecido (ER) se comprueba el GEN-ER o género, orgullo familiar si el desconocido que se encontraba dentro (U), por el parecido además a su linaje y autenticidad, deja de serlo por este hecho (GEN-U-IN) y es mostrado en el regazo con asombroso parecido. Concepto, el de rodilla (genu), tomado de tal circunstancia. Incluso virGEN (Malo Desconocido) expresaría la condición de la madre desde la perspectiva de su hijo.

Este parecido de las caras e incluso de los gestos en las tallas de la Madre con su hijo, cogido sobre las rodillas queda patente en la TALla, la imagen. Si “TAL” significa “igual que”, tallar es hacer algo igual a lo que se ve en la realidad, de modo que, tener esa presencia tallada, aún siendo de un pasado desconocido (imaGEN), guardando en su interior alguna reliquia, además de santificada mediante ritual, mantendría el mismo espíritu e influencia sobre todos sus descendientes, siendo e-JEN-plo (Permanecer Desconocido Cuerpo Entero) de conducta y de vida.

Los retablos, como grandes relicarios,  además de objetos o huesos de los pobladores dignos de rememorar, contendrían imágenes suyas. Es la recreación del pasado, la historia, la leyenda. Curiosamente, “ imaginación” llega como la capacidad de hacer presente una realidad que por inexistente, ajena, extraña u olvidada es original, genuina.

Nuestros progenitores son todos aquellos de los que venimos, la mayor parte desaparecidos y desconocidos por nosotros, somos herederos suyos. Sabemos que todo tiene un oriGEN, que suele remontarse a un lejano espacio, tiempo o ambos, totalmente ignorado. Nuestros abuelos, bisabuelos, tatarabuelos … ancestros, tuvieron también sus ancestros (aboriGEN), su linaje en el lugar, su GENtilicio. De aquí que cuando salimos de nuestro terruño, designemos como GENtes a todos aquellos desconocidos de la región diferente donde nos trasladamos; llamando GENtiles a los que, siendo diferentes o desconocidos, ofrecen servicio o utilidad. Comprobar el retraso en otras civilizaciones implica la expresión “indíGENa”, por no gustar nada tal ancestral forma de vida, sin progreso, e indiGENte a quien vive entre nosotros de aquéllas maneras.

Siendo el lenguaje (oral) y la memoria las “tecnologías” naturales de comunicación, perduran del pasado leGENdario, explicaciones a sucesos o acontecimientos de algún antepasado que, por efecto de la admiración y el orgullo, quedan por último narrados con falta de detalle por el paso del tiempo, en un intento de ser reconocidos y recordados: la leYENda. Tomando también tal nombre, la identificación mediante lectura de símbolos, para reconocer el punto de partida y las rutas en planos y mapas (origen y destino).

Siempre quedaría por desentrañar el mayor desconocimiento humano, la GÉNesis del primer hombre, A-DA-AN (Existencia Después de Antes). En algún momento tuvo que haberse infundido la idea de la creación de todo lo que se ve y del hombre, llegando a nosotros como una “Génesis” revelada por Dios, conocida y aceptada en el primer libro de la Biblia. Si, tanto oriGEN como GENesis, entrañan en su semántica el desconocimiento, lo desaparecido, lo perdido, lo olvidado, implicaría que GEN como concepto fuera anterior al mismo Génesis. Cabiendo deducir que sería la primera madre con su hijo, igual que ella, el eje del pensamiento pagano de las tribus ibéricas.

De igual modo, solo se Genera lo que se forma de manera Natural (Y-EN como decía más arriba), que no está en la sapiencia del Hombre. El conocimiento de las leyes físicas y el microcosmos ha revolucionado este dogma esencial, durante milenios consagrado a una Voluntad Suprema, llegando a conquistar la esencia misma de la GENética, los GENES, lo más oculto y desconocido, hasta ahora en manos sólo de la Madre Naturaleza, Dios, quien administra el género de los individuos según su Perfecto Equilibrio.

Caracteriza a las sucesivas GENeraciones el desconocimiento de lo aprendido por sus antepasados, circunstancia que obliga a institucionalizar la enseñanza para no caer en los errores del pasado e ir mejorando el futuro. Hasta tal punto esto es así, que el que viene nuevo, recién nacido, comienza su aprendizaje sobre las rodillas de su madre, realidad que define el concepto llegado como inGENuidad, paralelamente al ya visto, GENuino. Nada que ver con inGENio, que nada le es desconocido, o al que hace de esta virtud su dedicación y profesión, inGENiero; en estrecha relación con inteliGENte, aquel que ningún problema o enfermedad le es irresoluble.

Si hay algo que de verdad nos sorprende, es descubrir la faceta desconocida de una persona que le hace parecer otra, surge de ella lo que no conocíamos, lo escondido, el GENio; un espíritu arrebatador inusual que consigue lo imposible, transmitir a los demás su influjo o carácter.

No hay mejor manera de enseñar que mostrar, hacer presente lo que en determinado momento se sabe que existió, aunque ya sea algo desaparecido. Por eso es que las imáGENes sean eJENplos, vidas o situaciones pasadas dadas a conocer; método de aprendizaje óptimo por cuanto tiene de práctico. Sin embargo, hay determinadas actividades que, si bien no requieren ser aprendidas, sí es necesario memorizarse para ser ejecutadas, y una vez hecho, no importa que queden en el olvido después, por su insignificancia; y esto no es más que la función que tiene la aGENda. O pedir la colaboración de terceros para encontrar lo perdido o lo que se pretende conocer, aGENcia.

Extrañamos lo desconocido o lo desaparecido, es decir, vemos con extrañeza (desconfianza mejor) lo que desconocemos y decimos que extrañamos lo que ya conocemos y hemos dejado de ver. Tan ajeno sentimos a quien no conocemos como a quien nos desaparece; en cualquier caso, sensaciones desagradables. De aquí que el término “extrañar” concrete la expresión “echar de menos” o “echar en falta”, que es permanecer en la memoria lo que ya no vemos o ha desaparecido.

A-JEN-O significaría la Existencia de un Desconocido, de un extraño. Como acabo de decir, todo lo que queda sin distinción por formar parte de un todo UNI-FORME, se hace invisible o no reconocido.  En diferentes órdenes del Conocimiento se tratan elementos ajenos o extraños que afectan al individuo o a la colectividad, tal es el caso de los aGENtes patóGENos, endóGENos o exóGENos, extraños llegados desde dentro o bien desde fuera, que de manera inconsciente, sin saberlo, condicionan nuestra existencia. En otro orden de cosas, por ejemplo, a nivel consciente y como mecanismo de seguridad, algunos grupos de personas son seleccionadas para hacer guardar el orden y la convivencia entre las personas y en especial con los extraños o ajenos, implicando que para ello no deben ser reconocidas, cambiando su indumentaria y su actitud habitual para conseguirlo, concepto llegado igualmente a nosotros como “aGENte”, ”GENdarme”.

Entra dentro de la misma lógica, pues, que a nuestros días haya llegado el término XENofobia para referirnos al rechazo hacia el desconocido de otra zona del mundo diferente de la nuestra (Ajeno fobia). Y expresión muy particular es la que aún perdura en Andalucía para referirse a la persona que, aún siendo próxima y conocida, actúa de manera extraña, como si no lo fuera, desagradable, figuradamente no se le puede ver: "malaGEN"; aunque se presuma de que tal expresión venga de “mal y ángel”, el “ángel”, como expresión para referirse a un rostro de bondad y ternura, no implica que el no tenerlo sea el equivalente a “malo”, no es lógico.

Es concluyente que, mucho antes de que nuestros avances científicos modernos quedaran establecidos, ya se hacía patente de manera oral, mediante la expresión GEN, la invisibilidad de elementos existentes que permitían la vida. Por qué unos animales no pueden respirar fuera del agua o por qué el hombre u otros animales no pueden respirar dentro de ella, serían claves de estudio e investigación antiquísimas, donde GEN, estaría presente en las elucubraciones sobre sustancias invisibles o desconocidas, viéndolo por ejemplo en palabras llegadas a nuestros días como son oxíGENo, hidróGENo, nitróGENo … y por extensión, muchos términos en el contexto de las Ciencias Químicas.

Cuando se trata de un Todo, es evidente que no se puede precisar, quedando desaparecidos infinidad de detalles y de conocimiento, es decir, se trata de una GENeralidad. Si un todo o un conjunto es una generalidad, es evidente que lo general abarca a lo particular, y éste desaparecido, invisible o uniformado en su formación (GENeración). GENérico es lo que no precisa de detalle. De aquí que la misión de cualquier cargo GENeral sea la de no involucrarse en particularidades que puedan desviarle de su Visión Lejana o de largo plazo, esencia que debe regir sobre el conjunto.

Volviendo a lo castrense,  tendríamos sarGENto que, además de ser el cargo militar de la persona que se encuentra a gusto con los desconocidos (nuevos reemplazos), tiene la misión de apretar, corregir su disciplina para armar un todo solidario, como cabe esperar también del sargento herramienta (prensa, gato).

En términos gramaticales, GENitivo sería la palabra cuya artificial terminación sirve para expresar que algo particular viene, deriva, pertenece o es parte de un todo.
Y para terminar y sin salirme por la tangente, indicar que marGEN es lo que se encuentra en Extremo Desconocido, Olvidado, Ignorado, es decir, lo que formando parte del conjunto, no se halla integrado en él; en tanto que tanGENte, análogamente, sería llevar o conducir por el límite de lo desconocido, con apariencia de pertenecer al todo.


Imágenes tomadas de Internet, con motivo únicamente explicativo, sin ánimo de lucro. Si es Vd. el autor o propietario de alguna de ellas, y no desea su exposición en esta web, ruego me lo hagan saber, para retirarlas inmediatamente.

13 oct. 2014

PLAZAS, CALLES, FERIAS Y FIESTAS

El estudio del sagrado movimiento solar y la medición entre las salidas y entradas, propiciaría la ubicación entorno a menhires, mástiles y otras referencias donde poder observar el transcurso del día (el tiempo). Incluso cruceros de orientación (salida-ocaso) serían colocados en lugares de paso frecuente y cruces de caminos. Ver o no ver las sombras sobre el suelo implicaría encontrarse ORientado o perdido, donde  GOL-OR-YA, sería la voz de celebración al ver aparecer la sombra que gracias a ÉL (OR), el Fuego Sagrado (YA), está ofreciendo ORCAN (el Sol).

Estas Glorias, entorno a las señales del Divino en Movimiento, serían aclamaciones para ser escuchados, una y otra vez, especialmente por quienes se encontraran a la espera de los que salieron en busca de abastecimiento, antes de que llegara la oscuridad, el frío y las tinieblas.

No hay mayor desasosiego que el que produce el hambre, la necesidad de alimentarse para sobrevivir. Irremediablemente, para saciar el hambre los seres vivos matan a otros seres vivos. En el Hombre, el temor a morir de necesidad lo hace codicioso, llegando a matar a los de su misma especie, por lo que el hambre origina desesperación, y ésta la guerra, la extinción, la aniquilación.

Como ente individual no es posible la supervivencia. El ser humano es dependiente de una existencia en colectividad, en organización. Aún con todo, el sentimiento de necesidad, por carencias en el pasado, es una constante en el Hombre. La paz solo es posible cuando las necesidades van siendo paliadas, imperando de forma natural las obligaciones para con los demás, vínculos familiares hacia los más débiles.

Huertas naturales, lugares libres de piedras y obstáculos, cómodos para los pies e idóneos para celebraciones, serían los destinados a ser los centros de la vida en colectividad, sin nada que ocultar, todo expuesto a la luz y la PAZ. Es encontrarse en CASA (KE).

Estas zonas, cómodas, con buena hierba y más prácticas que otras para sobrevivir, tendrían cerca la leña y el agua, siendo origen de todo asentamiento humano en familia, cuyas características físicas vendrían definidas por un abolengo endogámico.

En regiones donde desplazarse grandes distancias supusiera aumentar el riesgo de sufrir accidentes por exceso de pendientes y obstáculos, las casas - como espacios abiertos llanos, soleados (CAN-PO) donde hacer el hogar, el refugio - , PA-ZO. En dichas extensiones aPAZentaría (comería tranquilamente) el ganado, los animales mansos que ayudarían a sobrevivir a nuestra especie.

No obstante, la conquista de terrenos más saludables para el hombre (menos fríos o menos húmedos, menos nieves), favorecería también el traslado de sus animales, de manera que a éstos nunca les faltase la hierba verde, con agua. La localización de corrientes de agua y pastos en tierras de secano trazaría naturalmente el paso o camino frecuente, CA-ÑA-DA (Haber Agua Después).

El control y dominio de espacios abiertos mayores, favorece la proliferación más rápida de la familia y una vida social más activa, donde la especialización para conseguir lo necesario y exponerlo en el lugar más visible, la ER-RAN, la CAN-PA, la PA-LA-ZA, para ser intercambiado por otros y otros productos de primera necesidad, es la clave de la supervivencia entre todos JUNtos (IUNtos, YUNtos), en un lugar coMUN.

Es de entender que la primera gran morada se encontraría, respetando el centro de lo que fuera la campa primigenia del acertado asentamiento, junto a éste. Casa fundacional, relicario, retablo y manantial de decisiones y toma de medidas importantes para el colectivo; se trata de la Casona, Palazio, Tempolo, que presidiría en lo sucesivo la herrán, la campa, la plaza; serían espacios  protegidos (cerrados, o-cultos) que también servirían para que los más doctos midieran el tiempo y dar aviso de la actividad a realizar en cada momento: especialmente llamadas, salidas y regresos a la campa según la situación solar. Es fácil concluir que coMUNión, coMUNidad, MUNicipio, aYUNtamiento, tengan un significado similar ancestral, asimilado como JUNTOS, amigos, unidad.

Lógicamente, el trasiego de cargamentos y ganaderías hacia la plaza exigiría unos mínimos de seguridad tanto para los débiles pies (CAL), como para facilitar el arrastre de lo conseguido o producido para el trueque, requiriendo dejar libre de obstáculos y guijarros los trayectos de paso frecuente. Sería el origen natural de lo que conocemos como CAL-LE (pies débiles) o acceso práctico a la plaza. Calle Mayor, Calle Real, Calle Principal, Calle Arriba, generada y cuidada con el fin de llevar cada día, con la máxima facilidad, los productos necesarios para abastecer a la comunidad (ABASTOS).

A largo plazo surgiría la CAL-ZA-Da (Pies Paz Después)  , plataforma muy resistente elaborada sobre la calle, destinada a evitar la erosión del suelo, que por el efecto del transporte pesado y los charcos, dificultarían la movilidad y la actividad diaria, favoreciendo extraordinariamente la salud de los pies. “EsTRAda” (De los que Llevar Después) sería igualmente una arcaica voz que designaría el facilitar traer/llevar (ir/venir/avenir/avenida) por ella, con vehículos de carga y arrastre.
  
En torno a la plaza (abastos) se propiciaría fehacientemente la forma de vida sedentaria y los trabajos artesanales. (“Necesarios, Suficientes”, es tener las existencias cerca de las manos, “a mano”, todo ello sinónimo de ABASTOS; “no dar abasto”, hoy sería no llegar a alcanzar o a abarcar lo que se precisa). También decimos “ir a la Plaza” como sinónimo de ir a buscar abastecimiento (compra), ir al lugar donde siempre antes se expuso todo lo necesario para sobrevivir: animales, pieles, miel, frutos y frutas. Y es por este motivo por el que la Plaza principal de los poblados ibéricos suelen ser el Centro de Vida del lugar, fuente del alimento y del agua, en origen, el mejor de todos los posibles, y entorno a ella va creciendo la población.

Es importante reseñar cómo el camino seguido por los ganados dentro de las incipientes poblaciones, delimitarían lo que sería, en muchos casos, las calles principales, las cuales conducirían a su vez a los centros, los medios, allí donde emana el agua, primitivas fuentes, pilones y abrevaderos. En mayores asentamientos humanos, donde se propiciaran los mejores mercados, la afluencia de ganado sería considerable, así como sus propios desechos, lo que favorecería una arquitectura que separara la actividad sedentaria de la agrícola y ganadera; una ejercida a la puerta de casa, libre de suciedad y del sol directo, en tanto que la otra, en continuo trasiego de cargas y ganados. He aquí las calles con soportal, siendo éste el espacio del solar de una vivienda en plena calle o plaza que se mantiene a cubierto y suficientemente limpio como para desarrollar una actividad artesanal, permitiendo el paso sin necesidad de ensuciarse, mojarse o recalentarse.

Con las sucesivas expansiones demográficas de cada poblado, irían alcanzándose los lugares que fueran, en tiempos, cruces de caminos, puertos, donde existieran indicaciones, rollos o cruceros de orientación (este-oeste), pequeñas campas o glorias, detenciones necesarias, escalas, estaciones de descanso para los pies, observar la dirección llevada y el retorno, acciones de súplicas y de gracias. También en estos lugares, generalmente apartados y con manantial (también “telúrico”), se levantaría una morada pequeña, parecida a la fundacional existente en las plazas, a modo de refugio. Serían las ER-MI-TA, situadas en glorietas, altos y lugares con panorámica.

Servirían además para dar “encuentro” a los perdidos en sus pastoreos, escapadas, u otear, dar aviso a los desorientados mediante diferentes tipos de señales. Siendo natural la advocación del desamparado a la propia madre, su origen, la luz, sentimiento Materno-filial de encontrar/ser encontrado, ansia de aparecer … aparición, de extraordinaria importancia en estos puertos/as y claros precursores de fiestas y romerías, en cuyos aledaños también se manifestarían apariciones marianas.

Si todo lo que sale tiene un destino, tanto el origen como el destino
son puertas/os de entrada/salida y viceversa (POR-BOR-BUR). Así pues, “portar” es llevar de puerta a puerta una mercancía; puertas que se encuentran a determinada distancia. Las puertas a las que uno llega, a la intemperie, son “portales” y si llega protegido, “soportales”, siendo las columnas, los “soportes” y, por extensión, todo elemento estático que aguanta una carga. Cañadas, Calles, calzadas, carreteras y vías, comunican puertas/os, están entre MEDIias de ellas/os, son MEDIos, que conducen, llevan de una puerta a otra puerta, de un extremo a otro, durante el día.

Todos los MEDIOS son Tesoros Divinos que, emulando la situación Solar en el mediodía (Sol en lo alto), favorecen el punto en común de todo lo circundante. Asimismo, todas las MEDInas se caracterizan por ser centros (equidistantes, están en medio de rutas) de compra/venta, lugares de paso, de excelentes artesanos, constructores y precursoras de nuevos oficios, adquiriendo extraordinaria importancia, además, por ser distribuidores naturales de vías pecuarias, actividad que durante milenios fuera motor de supervivencia y motivo de proliferación demográfica.

Y asimilado con el día, “FER-YA”, es Asomar Naranja el Fuego, el cielo por el Este. Es ver el amanecer, el comienzo de un nuevo día. Es el momento en que la noche desaparece y hay que hacer lo posible por sobrevivir: trabajar. Feria es levantarse antes de que el Sol haga acto de presencia, el no descanso. Llevado a su significación actual, Feria es día laboral, de compras y ventas, de abastecimiento. Generalmente en las poblaciones con gran plaza, campa, el día posterior al último de cuarto creciente (según el calendario lunar) y más adelante el Sábado, que es el día dedicado al descanso y acción de gracias, aparecerían de diferentes lugares las gentes tomando sus puestos para el trueque de sus existencias. Los mejores días por sus noches iluminadas de luna llena, cuando es menos probable perderse, surgirían celebraciones dedicadas a la Madre, a la Señora.

El poder disponer de las cosas necesarias por el acontecimiento de los días de Feria (compra-venta), favorece la alegría, la celebración y el festejo, de ahí que la Fiesta dependa de la Feria y no al revés. Conseguir lo que uno necesita es “hacer la feria”, “hacer el día”, Día de Fiesta. Se puede comprobar hoy, que el día “festivo”, donde permanece la actividad comercial regulada, como ocurre en la actualidad con el domingo, pierde su sentido preeminente (feria), y por tanto, también el de fiesta (a excepción de romerías dedicadas a la Virgen del lugar).

Una evidencia clara de lo que expreso se conserva todavía en Portugal: el nombre de los días. Identificados por su significación laboral o de mercado, no existe ya (como sería lógico), el Primer día de Feria por haber sido sustituido por el Domingo. Sin embargo, en Medina del Campo, nunca perdió su condición de Feria -a pesar de haber sido implantado tal día en el calendario que nos rige-, donde ninguna autoridad tuvo potestad  alguna para imponer “el descanso” en día que nunca lo fue.

Así pues, de tal importancia Medina, que su puerta, en la Plaza, sirviera de punto de control (vuelta a contar) de todos aquellos puestos y asientos que se dieran cita en el Mercado. Ya dentro de la Historia, entre los mismos pilares que un día sirvieran de puerta de entrada/salida, entre mercader y prestamista, tendría lugar la primera Letra de Cambio y la génesis de la contabilidad como hoy la conocemos, con sus Asientos, Entradas y Salidas.


Imágenes tomadas de Internet, con motivo únicamente explicativo, sin ánimo de lucro. Si es Vd. el autor o propietario de alguna de ellas, y no desea su exposición en esta web, ruego me lo hagan saber, para retirarlas inmediatamente.

20 jun. 2014

LA IMPORTANCIA DE LA SAL.

Los seres vivos necesitan el agua para vivir. El agua en forma de nieve alimenta los neveros de las montañas y gradualmente van deshaciéndose, pasando a estado líquido y dando caudal a arroyos, manantiales, lagunas, … . También las nubes descargan agua líquida que termina deslizándose por las múltiples vertientes hasta llegar a las cuencas que forman los ríos.

Siguiendo el curso de cualquiera de las principales cuencas fluviales llegamos a su boca, su salida, su puerta. El acceso a la inmensidad, donde se juntan todas las aguas de la tierra. Sin embargo, a pesar de ser los mares y océanos los depositarios de toda esa agua, las que llegan no tienen sabor, en tanto que las de la inmensidad sí, son aguas saladas.

Durante muchísimo tiempo, se creería que el SOL, Él, O, OR, entraba dentro de las aguas del océano (O-este) y allí se apagaba, dejaba de lucir y calentar, viniendo las tinieblas. Únicamente los creyentes en uno SÓLo, defenderían que el mismo, volvía a salir por el otro lado (este) de manera milagrosa, tras mucho orar y suplicar.

Si con la ausencia de SOL aparece el miedo, las tinieblas, el frío y el sentimiento de soledad, con la Luz del Él, vuelve el calor, el espíritu, la alegría, la felicidad, la risa, la gracia. Es de esta Gracia de la que se llenan las inmensas aguas, que adquieren vida, llegando en forma de saludo (O-LA/ Él Contento) a tierra firme (OR-Y-YA/ Él Espíritu Fuego-Sol). Gracia en el movimiento de las olas y en el sabor.

Las aguas insípidas de los ríos, al desembocar, se llenan de la sustancia propia del Sol que ofrece al sumergirse en cada puesta. Una de los mayores hazañas del Hombre sería la obtención de la Sal de manera sistemática: la observación del agua de mar almacenada y su desaparición para convertirse en sustancia mágica riquísima, por efecto del Sol y los vientos. La sal sería fuente de energía para el organismo (SALud). En la cantidad adecuada y en combinación con el agua y el fuego, haría comestibles muchos productos vegetales, jamás imaginado, eliminaría las náuseas, daría plenitud, gusto, sabor. Siendo especialmente importante, su utilización como conservador de carne animal y pescados. Estas propiedades le conferirían a la Sal un carácter sagrado.

Vimos cómo la humedad, el agua (ÑA), fue el factor más importante de enfermedad. Toda podredumbre tiene en aquélla su origen. Introducir los alimentos en el fuego los convertiría, en buena medida, en carbón. Sin embargo, el calor de las brasas los haría comestibles para el preciso momento, semisecos, asados. En climas húmedos, quitarle la humedad a la carne, supondría dejarla mucho tiempo sobre el aire seco y humeante de un fuego aislado que habría que mantener, a duras penas, con excesivo trasiego y gasto de leña, también húmeda; lo que le daría el curado y el sabor a humo, aceptado con resignación.

La carne animal deshidratada, asada, duraría comestible bastante tiempo y más aún si después es envuelta en su propia grasa o manteca; técnicas éstas, ancestrales. Pues bien, la SAL no sólo potenciaría el sabor de los alimentos, sería un desecante extraordinario en la “curación” y tratamiento de carnes y pescados, para su posterior ingesta en tiempo de dificultades. Conocida la técnica de la salazón, aumentaría la garantía de éxito de aquéllos inmemoriales procesos, que en buena medida, aunque llegados a nuestros días, existen en escasos puntos de nuestra Iberia.

La Sal terminaría siendo un valor fundamental para la supervivencia, llegándose a convertir en la primera moneda de cambio reconocida por la Historia; poca sal daría para cambiar por muchas cosas. De aquí que en las Puertas-os de acceso mar/tierra, las Salidas/Entradas de los ríos, las Bocas (Fauces-Foces, Hoces, Hoz, Alfoz,) donde se fundaran los pueblos marineros, la tecnología salinera se convirtiera en fortaleza y materia de control especulativo por sus extraordinarias propiedades, siendo sacralizada como lo es hoy el dinero, el Oro. Sal recogida en las Orillas y esteros que servirían de puerta al mar y como criaderos naturales de aves y peces.

La SALA es el lugar más importante de cualquier casa. Sería el lugar donde se guardaría, se daría uso y culto a la sal. De aquí que a todos los habitáculos donde la sal hiciera acto de presencia serían así llamados. Compartir la sal, sería compartir la gracia, el alimento, la reunión, el consejo, la razón, el juicio, el pacto. Cada quien se sazonaría a su gusto el alimento, sirviendo, además, como deleite. En culturas antiguas la sal encierra mucha liturgia y significación.

         Ritmo de la Salve Marinera

Este compartir lo sagrado y los dones entre todos, daría lugar a la alegría, al cántico y la acción de gracias, al reconocimiento de la intervención de lo Divino en lo Humano, es decir, al SALMO, que al igual que Salterio, Salmodia o Salomón, deriva del concepto que se viene tratando.



Ser alguien o algo Salado es que despierta la gracia, la simpatía: y si el gracioso/a además enciende la lujuria, se le llama Salaz. “Salir” es montar el macho a la hembra, y “pedir Salir” es iniciar una relación con el propósito de procrear, salir de dentro nuevos seres. Todo lo que emana, aparece, aflora, surge o resurge, ve la luz, nace, SALE. Lo que se encuentra oculto a la vista, a  oscuras, está dentro; por lo tanto, asomar, ver la luz es Salir, encontrar la Gracia. En general, Salimos por el día, conjuntamente con el Sol, e igualmente nos guardamos en la oscuridad. Saludo, Salud sería el deseo y manifestación de la Divina Gracia de la Luz en las personas saludadas.

Si algo fue SUBLIME, sería la aparición de la sal venida de las aguas con sabor por efecto mismo de la Luz y el viento. Tal conversión “mágica” de lo invisible en algo tangible, justo en el límite entre el agua y el suelo (líquido y sólido), define el concepto originario de sublime, sublimación, subliminal, aunque hoy tales conceptos concreten más conocimiento.



GeSALtza Etxea es el nombre vasco de SALinas de Añana, enclavada en Valle Salado en la provincia de Vitoria; al igual que en Salinas de Léniz (Guipuzcoa) o en Salinas de Oro (Navarra) o en Poza de la Sal (Burgos) o en Cabezón de la Sal (Santander) o en Salinas de Imón (Guadalajara) o en Guerri de la Sal o en Vilanova de la Sal (Lérida) o en Salinas de Pisuerga (Palencia) o en Peralta de la Sal (Huesca), su particularidad es la de poder extraer la Gracia de aguas saladas de interior (Ríos Salados, manantiales, pozas). A juzgar por el nombre vasco JE-SAL-TZA, no cabe duda de que el mismo sonido SAL aparece también en esta lengua. Y ahondando más en ello, SAL es el sonido principal para su significado en la mayor parte de idiomas europeos, dando nombre, por su importancia, a numerosos topónimos.


Existen palabras ya en desuso, pero que por dar nombre a zonas, pueblos o calles, forman parte de un patrimonio desconocido por arcaico. Así, Lavajo o Labajos, que sería el nombre dado a las charcas perpetuas y que en algunos casos proceden de manantiales salados, también recibiría el nombre de Poza o Pozal (Posa, Posal), dejando constancia en estos lugares de su origen, en muchos casos, salinero, y en otros de pureza de aguas cristalinas y barros posados medicinales (posos, posar, reposar), siendo frecuente la instauración de balnearios, aguas medicinales y casas de salud.


De todos es conocido hoy, la necesidad de reequilibrar el organismo, cuando se ejercita el cuerpo, perdiendo con el sudor, tanto agua como sales minerales. Las bebidas isotónicas van encaminadas al efecto y a evitar los síntomas de la falta de energía. En tiempos donde el trabajo era excesivo, el agua no sería suficiente para suplir las carencias, no saciando; si sumamos a ello el déficit alimentario, nos encontraríamos con el empeoramiento hacia enfermedades más graves, viendo claro sentido a esas recomendaciones de reposo, toma de aires puros, sol y aguas “medicinales” o curativas en Balnearios, Morañas y Salinas, tanto ingerida como a través de la piel.




Imágenes tomadas de Internet, con motivo únicamente explicativo, sin ánimo de lucro. Si es Vd. el autor o propietario de alguna de ellas, y no desea su exposición en esta web, ruego me lo hagan saber, para retirarlas inmediatamente.

18 abr. 2014

EL ORIGEN DEL DON

El mejor momento solar es el de su despedida por el horizonte. Él se hace más grande y agradable, para desaparecer seguidamente. En ese momento ha de estar todo recogido, unido, pues llega el largo momento de la oscuridad.

Acción de Gracias se manifiesta en la hora vespertina por la complacencia y la compañía del gran O (OR), del cual se conoce el punto exacto por donde desaparece. Sin embargo, nadie sabe DÓNDE va (Dónde Después) va durante la noche, pero que regresa por el lado opuesto.

Don y Donde proceden de este hecho trascendental. El máximo agrado, la mejor ayuda, la más agradable supervivencia es otorgada durante el momento de Luz y Calor: el día. De aquí que el que abastece, otorga, regala, concede, dona o da, efectivamente recibe el tratamiento de DON.

Así mismo, se le respeta la determinación de su ausencia, de su juicio, su castigo, etc. Es el fenómeno reiterativo y antagónico de la influencia del astro Rey sobre la Tierra lo que dictamina el hecho religioso de la Humanidad.

Vimos cómo la palabra ÑO tendría significación de “Sujeto”. SE-ÑO-OR (Sentirse Sujeto a Él) es la palabra utilizada para referirse a quien ostenta la responsabilidad y la gracia de otorgar recursos y bienes de supervivencia a sus congéneres, manteniéndolos dentro de su mismo colectivo.

Por tanto, podemos comprender cómo los términos religiosos, ancestrales, aún guardan su significado análogo para palabras tan diferentes como SEÑOR o DON. Después de El que Todo lo puede, sería el Sumo Pontífice, quien en nombre de aquél, ejercería la potestad de dar Luz, ofrecer Camino, Protección y Consejo.

El mayor DON que es concedido es el de la propia existencia, la vida. Pero para mantenerla es importante seguir recibiendo Luz, Calor, Alimento, Cobijo y condiciones para soportarla. Y por supuesto, ser agraciado con alguna cualidad natural o habilidad que facilite la supervivencia, es también un DON, otra concesión.

Vimos también la particularidad de la Mujer de permanecer siempre cerca del agua (ÑA), DON-ÑA (Donde Agua), controlando / abasteciendo sus bondades y asegurando de no caer en sus peligros a los niños.

Los reyes, jefes de sus respectivas dinastías, abarcando también ámbitos territoriales, facultarían a personas de su máxima confianza (nobles) para administrar en lo económico y lo social sus bienes –ducados, marquesados, condados-, plasmando su Sello, símbolo de la casa real, la más poderosa, en los pergaminos otorgados (Título, Facultad, Licencia, Diploma). Siendo además garantía para los súbditos del bienhechor beneficiario y poder hacer gala de estos dones o derechos concedidos (DON). Así, diplomáticos, titulados, facultativos y licenciados, ostentan su parcela de poder, mostrando su Orla laureada, a modo de Galón, en sus mejores salas o despachos, en señal de privilegio de recaudación y salvoconducto.

Llevar galones, ir de gala, llevar a gala, galantería, galán, son términos que expresan el gusto por el refinamiento, llevado a orgullo, gracias al don concedido, ejemplo de conducta.

Tratamiento de Señor y de Don

La clave de toda convivencia es el respeto entre los miembros de la comunidad, por lo que existe la obligación de respetarse sin demérito del resto, en igualdad. De aquí que hoy, a cualquier adulto, aún desconocido, se le supone la capacidad de mantener unos hijos y demás personas bajo su custodia y, por tanto, con tratamiento de Señor.

En cualquier grupo reunido, son señores (y señoras) todos los adultos responsables de comunidades, siendo la más pequeña, la familiar. Sin embargo, solamente uno puede ostentar el tratamiento de DON, que suele ser el principal común de todos, el que por unanimidad es el preferido, gracias a su conocimiento, sensatez, valentía, sabiduría. El que preside, otorga y reparte.

No es correcto tratarse a uno mismo de DON, pues esa autoridad emana del colectivo, que es quien la concede y aquél se hace digno de recibirla. Ni tampoco es correcto en reunión o junta, la presentación de varios “DON”, pues se entiende que sólo uno concede, tiene potestad sobre el resto.

El imperio del materialismo, en su afán recaudatorio (Poderoso Caballero es Don Dinero –como sentenciaría en una de sus sátiras Quevedo-), concedería Licencia de Señorío (DON) a quienes antes entregaran o pagaran por ello, en las diferentes etapas históricas / formativas del tejido socioeconómico; hoy deben continuar siendo generadores de ingresos y estabilidad para poder continuar en la cúspide.

En países de fuerte arraigo feudal, se da la paradoja, de poder heredar licencias de padres a hijos, ya sin mérito alguno (sin ofrecer nada a cambio), por el mero ejercicio de la influencia de intereses personales, inercia ya aceptada en el subconsciente del colectivo de esas zonas.

En altos niveles de la jerarquía, por tráfico de influencias económicas y políticas, existen hoy concentración de licenciados, nuevos señoritos y señorías, que al amparo de cartas magnas, reales decretos y palabras talismán,  lejos de Conceder u Otorgar, esperan Recibir, lucrarse licenciosamente de la fuerza motriz.



Imágenes tomadas de Internet, con motivo únicamente explicativo, sin ánimo de lucro. Si es Vd. el autor o propietario de alguna de ellas, y no desea su exposición en esta web, ruego me lo hagan saber, para retirarlas inmediatamente.

16 feb. 2014

FEBRERO Y CARNAVAL

Si algo caracteriza al mes de febrero en Iberia es su condición climática adversa, de transición entre el silencioso frío invernal y los incipientes vientos de marzo, dando como resultado unos gélidos aires, que impiden celebrar el alargamiento de los días. Bien es cierto que puede ofrecer imprevisiblemente días soleados, incluso cálidos, lo que nos lleva a llamarlo mes loco, también por su efecto sobre las personas.

Ancestralmente, siempre hubo rituales, liturgias, oraciones, cánticos destinados al Sol (OR), cuyo espíritu (luz y temperatura) ofrecía la posibilidad de sobrevivir. A diferencia del Sol, el frío, la lluvia, el viento, (malos espíritus) traían malestares, enfermedades, e incluso la muerte.

Una costumbre muy arraigada en todos los pueblos es ahuyentar el mal (enemigo), bien fingiendo ser más fuertes, tener más defensas, parecer ser más furiosos (casi endemoniados), o bien todo lo contrario, asemejarse, aliarse, para no sufrir daño alguno. Obsérvense las gárgolas vigilantes de nuestras catedrales.

Hacer Salir el Viento (el mal) que ha entrado en las vidas y está generando no pocas molestias, sería el fundamento de los primeros rituales con máscaras y ruidos, lo que concluiría, al amainar aquél, en una gran celebración, menos entendida entre quienes vivieran a refugio de mejores moradas.

Celebraciones exteriores, unos para expulsar los malos vientos, otros como rituales y alianza con el “mal” para no enfermar nunca, se hacían entorno al fuego, su calor y protección, entre luces y sombras, aprovechando los placeres que da la vida, temerosamente efímera. Fiestas paganas, porque no es aceptada la vida (la muerte) de manera resignada, por lo que por evitar la muerte, la oscuridad, se le rinde culto a ella y a lo que en ella se promueve, los deseos ocultos y la inmortalidad.

Estos festejos antiquísimos, tribales, se han dado en diferentes puntos de Europa, extremándose la animadversión o polaridad de culto, a medida que las misiones de cristiandad se imponían y readaptaban significados, como es en el caso de Centroeuropa y los países nórdicos.

San Bonifacio, misionero inglés en Alemania (hijo de San Ricardo), realizó una inmensa labor de conversión por aquellas tierras, tomando el apoyo fundamentalmente  de monjas, estableciendo monasterios y organizando la Iglesia en Alemania, siendo San Bonifacio su santo patrón. Su hermana, Santa Walburga, también sería enviada a Alemania para esta misión; en su viaje parece ser que obró el milagro de calmar una terrible tempestad mediante su oración arrodillada en la cubierta del barco. Siendo los marineros quienes difundirían el prodigio, y se la considere hoy abogada contra vientos, mareas y aguas. Primera mujer escritora y de amplia cultura, allanó el camino de su hermano haciendo de los monasterios fundados centros de fe e iluminación.

Su muerte, el 25 de febrero de 777, coincidiría con aquellas celebraciones paganas nocturnas. Su canonización sería celebrada coincidiendo con el traslado de sus reliquias el 1 de mayo de 870, festividad católica que motivaría también la celebración pagana, cuyo comienzo nocturno sería conocida como Noche de Walpurgis (Walburga), hoy también Noche de Brujas, inmersa en aquelarres y culto a la Oscuridad.

Una noche de Walpurgis, en 1776, en los bosques de Baviera, sería creada la orden de los Perfectibilistas por Adam Weishaupt, los Iluminados de Baviera o Iluminati, con vocación masónica, para un nuevo orden mundial.

Celebraciones con máscaras (caras repetidas o diferentes), invocan ese deseo de espantar los malos Vientos (BAL), la enfermedad, la muerte; paralelamente, en ese ocultamiento otros establecen una estrecha alianza para dominarlos desde el “otro lado”, la oscuridad, el secreto. Desde esta otra perspectiva, procuran la deriva a comportamientos apartados del respeto a la debilidad, a la humanidad, que se pone de manifiesto, escondidos tras la máscara, el disfraz; dando rienda suelta a depravadas actitudes, lujos, despilfarro y perversiones sexuales, que son ofrecidas al gran hierofante, poderoso maestro ceremonial que se alimenta de la inocencia, impulsora de su energía, (recobrar vida, salud, talento a costa de otras vidas) y así mantener la posición, deferencia y provecho de la “personificación del Mal”.


Las Nuevas Tecnologías de la Información, posibilitan el establecimiento de control global sobre una población en crecimiento exponencial, que debe experimentar cambios de comportamiento, abandonar concepciones hoy inservibles en favor de la supervivencia en el planeta, sin perder la supremacía quienes ostentan el poder, el control.

Corrientes culturales, filosóficas, políticas, económicas, manifestaciones musicales, grandes conciertos u otras de carácter reivindicativo o social, hoy se organizan desde el máximo Poder económico, con el fin de mantener controlada cualquier fuerza en ciernes, para crear las sinergias de ida o de vuelta (según convenga), que lo mantengan siempre reinante en el Orden.

Carnaval se convierte en una festividad de protesta, reivindicación, agrupación, música, arte visual, al igual que los macroconciertos, donde la libertad de expresión se queda simplemente en eso, descarga de adrenalina de miles de espectadores sacudiéndose los malos humores, los malos espíritus.

En el presente siglo, se hace evidente la separación del poder económico del religioso. La influencia de la moda en la corriente de pensamiento es brutal, por lo que controlando las tendencias se posee el dominio, el señorío sobre los demás. Símbolos, tatuajes, zarcillos, sortijas, o incrustaciones en el cuerpo siempre fueron muestras de esclavitud, pertenencia a alguien fuerte, para no perderlo o ser robado. Haciendo gala de ello, millones de esclavos (que hacen/visten/comen/beben/escuchan siempre lo mismo, atrapados en ello) manifiestan encontrarse liberados de una sociedad convencional y su antigua mentalidad, dispuestos a luchar contra ella en todo momento.


Curiosamente, Walburga, Walpurgis, Walkirias … llevan el sonido BAL, al igual que Vendaval, Carnaval, Valentín, Festival, Estival, Caníbal, Arrabal, Balcón, Balón, Báltico, Balcanes, Balneario, Valero, Valor … palabras en cuyos conceptos se encuentra el viento, el aire, el ambiente exterior, o el producido por el movimiento. Muchos topónimos de Iberia que llevan BAL-VAL hacen mención a ese aspecto meteorológico hallado en la zona que la caracteriza, quizá también como algo extraordinario en tiempo caluroso.

Imágenes tomadas de Internet, con motivo únicamente explicativo, sin ánimo de lucro. Si es Vd. el autor o propietario de alguna de ellas, y no desea su exposición en esta web, ruego me lo hagan saber, para retirarlas inmediatamente.

25 ene. 2014

VIDAS MÁGICAS.

¿Dónde va uno cuando duerme?. Hoy sabemos que durante la noche nuestro cuerpo y nuestra mente descansan, se recuperan sobre colchones y almohadas estudiados para el efecto de tan repetidos momentos, dentro de habitaciones y condiciones óptimas, apenas sin percibirlo, como algo rutinario en la vida.

Estamos conscientes durante el día. Al igual que éste, nos encontramos con luz (lúcidos), con capacidad de acción y comprensión. El cansancio de la actividad diurna produce la desconexión temporal de la consciencia y la quietud del cuerpo. A los ojos de los demás, alguien que duerme sin hacer ruido y sin moverse, impresiona, inquieta … no oye, no hace caso, no habla, se ha ido.

En un estado de vigilia en tensión y miedo por los peligros acechantes o imaginarios, la adrenalina hace acto de presencia para hacerlos frente y mantener la vida, no sin tener su efecto en el estado onírico, en el cual, el cerebro, en su reorganización nocturna, reproduce emociones experimentadas en combinación con experiencias vividas, no siendo agradables por reproducir miedos o generar expectativas negativas en círculo vicioso.

La noche siempre fue temida, especialmente por los niños, quienes deben encontrar seguridad en sus mayores, que, por otro lado, tampoco escapan de experiencias vividas durante el sueño en la oscuridad, y tratan de buscar explicaciones a los sueños.

Si hoy creemos saber que los sueños son producto de realidades vividas reinterpretadas por el subconsciente, desde tiempos remotos se los consideró fuente de vaticinio y anticipación de realidades por venir. De aquí que la facultad de la adivinación por interpretación de ensoñaciones, o adelantarse en el tiempo a los propios acontecimientos que el “Divino” tiene destinado para cada uno, haya sido siempre motivo de expectación y especulación.

Si los cielos son interpretables y, gracias a las nubes, puede conocerse el tiempo que vendrá, la actitud de los diferentes animales expresan igualmente signos de alarma, que sirven de aviso, siendo considerado por el Hombre como mensajes en clave dirigidos hacia él.

En estado de “muerte temporal” como se encuentra uno en la noche, las experiencias vividas en otra aparente vida (los sueños), serían igualmente interpretables como avisos sobrenaturales. Bien es cierto que en la intuición de algunas personas convergen muchos factores a los cuales son bastante receptivos y razonablemente los relacionan, consiguiendo muy acertadas lecturas de lo que pudiera acontecer en un futuro, según el campo en que apliquen esa lucidez.

Desde siempre los mandatarios y reyes se rodearon de sabios, sacerdotes y expertos en Oráculos, quienes intuían respuestas otorgadas por OR (ÉL- Dios) a través de elementos de la Naturaleza, para conocer el devenir de los tiempos y el proceder correcto.

La disposición aleatoria de multitud de objetos y elementos relacionados con el entorno social de una persona, serviría también como lectura de su porvenir dentro de ese colectivo. Piedrecillas marcadas, lascas o muy posteriormente estampas con dibujos genéricos y símbolos, en representación de diferentes vicisitudes, serían elaboradas para que, azarosamente lanzadas, pudieran dar señas interpretables del futuro venidero.

Por el valor otorgado a esos objetos utilizados para tales lecturas, y el carácter secreto de las confidencias, más o menos verosímiles, serían utilizados en el lugar más protegido, más interior, Más Dentro (TA-UR) de cuevas o castillos. Si la observación de los luceros celestiales hacía conocer la estación climática y predecir el tiempo que vendría (de tanta importancia para la supervivencia), el entretenimiento en estos habitáculos, previo conocimiento meteorológico del “mago”, llevaría a reyes a tomar decisiones importantes según saliera mejor o peor parado en esa suerte o lance de objetos, por aquél interpretado.

La costumbre de los soberanos a estas artes, convertidas ya en diversión, les llevaría a la puesta en juego de sus recursos, persuadidos por sus propios asesores, surgiendo progresivamente nuevos tipos de estampa, más de carácter estratégico (entre diferentes reinos) que de previsión climática, donde la inteligencia y la fortuna serían parte del aliciente de “futuro” como satisfacción de vanidades, en el tiempo inmediato.

Hasta nosotros ha llegado la palabra Azar con significado de Fortuna, Destino, Suerte. Sin embargo, el verdadero A-ZAR, es el conocimiento de la debilidad humana, la “picadura” de la codicia y la curiosidad, hacer creer que el buen destino (futuro), que está en juego, se encuentra del lado del jugador, que la vida le sonríe y así ha de seguir pensando que continuará. Los naipes llegados a la actualidad nunca estuvieron exentos de reyes (figuras que representan la máxima autoridad o puntuación), ni de ases (figura de máximo valor que formando parte de la plebe, es confidente y procura salvar a su rey). Según el tipo de juego y las bazas conseguidas existirá una puntuación o lectura de futuro: ganancia o pérdida.

Los juegos de naipes fueron recurso practicado como fuente de ingresos de nobles y cortesanos en tiempos de la Ilustración Europea, así como de avispados trepadores lacayos suyos, que hacían de la picaresca y la argucia, suculentas ganancias para su señor.

Sonadas serían las partidas de cartas con los caciques más influyentes de cada lugar, donde más de uno lo perdería todo, convirtiéndose en piltrafa o desecho moral, hasta el punto de quitarse la vida.

Por contrapartida, otros se relacionarían con cargos de estatus superior para la compra de favores u otras “partidas”.  Se puede comprobar la simetría de la jerarquía social piramidal con el mismo código de valores de los diversos juegos con naipes donde, tanto los “palos” como las figuras tienen fiel reflejo, siendo la figura del As o en su caso el Comodín el mismo tahúr, el mago.

Las cartas siempre favorecieron la magia, el truco, el engaño, ante la necesidad, el desasosiego, la ilusión o la codicia que caracteriza la debilidad del Hombre. El tahúr, conocedor de esas debilidades, se aprovecha con su pericia y perspicacia. Magos hacen trucos inverosímiles (cambio de manos), y hacen creer que tienen dones poderosos, entre los cuales, el de la adivinación, jugando con esa ilusión tan anhelada por la mayoría.

Aún cuando se sabe que todo es truco o engaño, el mago goza de gran prestigio y consideración, por su inteligencia, sus secretos y extraordinarias ganancias. De todos es conocida la indumentaria elegante que siempre los caracterizó, y desde un par de siglos atrás el impoluto frac, la capa, el sombrero chistera, el bastón y guante blanco, son señas de su identidad.

Si fuente de ingresos (a tenor del entretenimiento) son siempre los juegos
de cartas y la adivinación, igualmente rentable es el mágico mundo de la publicidad. Magos de nuevo estilo manejan la mente colectiva y la tendencia de comportamiento social, mediante la tecnología audiovisual, que ofrece un medio perfecto para el Marketing (técnicas de persuasión para la captación de dinero). Crear la ilusión de poder llevar una idílica vida, mágica, de reino, con rostro y cuerpo perfectos, casas, automóviles, viajes … es fuente de enormes movimientos económicos, desde la base de la pirámide social, la que produce la riqueza y ha de movilizar su ganancia.


Es en estos movimientos de recursos (transacciones) donde se produce la mágica forma de vida de los que parasitan, al tiempo que ejercen como paradigma vital de la sociedad (vidas de ensueño). Pero, igualmente, son sus Ases, sus Comodines, quienes medran en el juego, tientan la debilidad de las masas, reclutan, engañan. Con asombroso paralelismo conceptual, Magos, Tahúres, los número uno, los más avispados y perspicaces son captados para tales funciones, seguir dando continuidad al Juego.


Imágenes tomadas de Internet, con motivo únicamente explicativo, sin ánimo de lucro. Si es Vd. el autor o propietario de alguna de ellas, y no desea su exposición en esta web, ruego me lo hagan saber, para retirarlas inmediatamente.
Free counter and web stats