11 ago. 2010

EL ORIGEN DE LA GEOMETRÍA

Desde tiempo inmemorial el Hombre tuvo necesidad de saber dónde se metía el Sol, saber si éste, que salía nuevamente por otro lugar, se trataba del mismo o era otro diferente, de medir el tiempo que pasaba oculto (noche) con respecto al día, y de medir los viajes de los que partían (desde la salida hasta la vuelta a casa), en tiempo y en distancia.

Ya hemos explicado las tres posiciones básicas que para el hombre tuvo el Sol durante el día. La necesidad de conocer cómo se desplazaría el Sol (por debajo) motivaron los primeros pensamientos astronómicos, partiendo del TRIÁNGULO (sol naciente, sol cenital, sol poniente).



Dando por cierto que el Sol que moría (se escondía) era el mismo que retornaba, volvía o renacía, necesitaban saber si, al igual que por el día, el sol se encontraba "separado", también por abajo, y a qué distancia de sus pies.

Estas elucubraciones y primeros dibujos fueron los que dieron origen a la incipiente geometría, necesidad de saber el movimiento del Sol para prever su salida y medir el tiempo. Por este motivo, la mejor manera de hacerlo, era mediante la observación de la sombra que proyectaba un objeto (más o menos largo y resistente a las inclemencias del tiempo) plantado en el suelo.

De esta manera, analizando los extremos de las sombras proyectadas, y colocando referencias en ellas, verían la duración en espacio/tiempo de cualquier actividad diurna y, además, podrían presuponer el recorrido del Sol por debajo de ellos, conforme a una trayectoria. Como el punto de partida fue la posición del Sol cenital (vértice del triángulo imaginario del recorrido diurno), siguieron en el supuesto de "los tramos rectilíneos" en el camino del Astro Rey.

Así, la longitud medida entre sombra1 y sombra2, equivalía a una distancia temporal "X". Trazadas varias longitudes, o lados de un polígono abierto, solo faltaría ir llevando equidistancias o longitudes hasta cerrar dicho polígono, que debería coincidir con la nueva salida del Sol. El cuadrado o CUADRO fue producto de la simetría imaginada de la ruta del Sol "por debajo", pues el punto de partida fue el triángulo como percepción inicial visible en el cielo azul.


Sin embargo, los errores de cálculo se sucederían, debido a los cambios estacionales por el movimiento de traslación de la Tierra (equinocios y solsticios), dejando relativamente inservibles los criterios descubiertos y motivando aún más el estudio de la Geometría, o medida del tiempo/espacio que tarda/recorre el Sol en su salida y retorno.

No hay comentarios:

Free counter and web stats