8 nov. 2010

ETIMOLOGÍA: PRIMERA FICHA DE DOMINÓ DEL CONGLOMERADO CULTURAL.

¿Por qué, si ya sabemos que la SEMÁNTICA de las palabras es una magnitud relativa, insistimos en apoyarnos en ella para considerar el origen de las palabras?. Este es el GRAN ERROR de los etimólogos. Por lo que hacen juegos malabares con su significado, en diferentes idiomas, y encajan a martillazos un origen, tan impreciso como falso.

La Lengua nació ORAL y se fijó en la ORACIÓN, el rezo, la acción de gracias, el ruego, que se hacen insistentemente, de forma repetida. Las palabras Frase y Oración terminan significando lo mismo, sin embargo, originariamente, eran algo diferente, pues la frase se decía con carácter espontáneo, y no de manera reiterada. Soltar, decir una frase, debió ser algo complicado, se utilizarían dos, tres o cuatro palabras monosilábicas que, repetidas luego en ese mismo orden, albergaría un concepto a posteriori, evolucionando más bien su semántica y no su pronunciación.

Hoy, gracias a la Gramática (el gran invento para dar coherencia y sentido, por escrito, a los pensamientos de los más lúcidos de nuestros ancestros) hablamos como escribimos. Hasta hace no muchos años, los analfabetos (una gran mayoría) no comprendían al ilustrado, por "hablar como un libro", expresión hoy ya en desuso.

Más que la escritura, es la Gramática, la que ejerce influencia en el pensamiento, por lo que los bloques significativos o palabras deben mantenerse invariables en pronunciación. A medida que ampliamos concepciones, reutilizamos palabras, haciendo nuevas frases (frase hecha).

En nuestra mente (de corta vida) tendemos a hacer prevalecer el significado por encima del significante, no pretendamos, encima, buscarle a éste un valor etimológico basado en aquél, que es lo que se ha estado haciendo desde San Isidoro.

No hay comentarios:

Free counter and web stats