23 dic. 2011

EL NOMBRE DE LOS DÍAS (2 de 2)

Los momentos más duros son los que se pasan a oscuras, con más frío, con nulas posibilidades de visión y de actuación, con temores, llantos, etc. El Sol, visible o incluso ocultado entre nubes, favorece la capacidad de movimiento y resolución de problemas. Días soleados o no, azarosamente, influyen pero no de manera extrema como ocurre que las noches sean más o menos claras.

No es lo mismo ver algo en la oscuridad que no ver nada, es decir, las noches de luna llena entrañan menor peligro que las noches de luna nueva donde la oscuridad es absoluta. Esta diferenciación es trascendental y origen del nombre de los días llegados a nuestra actualidad.









Si observamos el nombre de nuestros días (LUNES, MARTES, MIERCOLES, JUEVES, VIERNES, SABADO, DOMINGO), cinco de ellos terminan en el plural (ES, que significa “de los que”). Este plural está indicando la reminiscencia de haber sido concebidos asociados a un acontecimiento repetido, cuyo cambio de circunstancia determina la concepción de otro nombre, y así hasta completar (en origen) cuatro de ellos, coincidiendo con las cuatro fases lunares, completando períodos en número de veintiocho.

Dado que existen siete noches de mejor visibilidad, mayor luz, éstas serían llamadas LUN; las siete siguientes, cuarto menguante, la claridad se reduce considerablemente, serían llamadas MAR-TE; las siete siguientes, las peores, un castigo por falta total de visión, cada una sería llamada JU-E-BE; y por último, cada noche de cuarto creciente sería llamada BI-ER-NE, pues serían las lunas que precederían a las noches de máxima claridad, LUNES.

De esta circunstancia se deduce que la noche previa al de luna llena sería celebrada, SA-BA-DO, día sin trabajar, y, en la puesta de SOL del día siguiente (MIN-CO) se haría acción de gracias, pues acto seguido comenzarían las noches claras de luna llena. Estos últimos días de cuarto creciente, por tal celebración, serían llamados SA-BA-DO-MIN-CO (Gracia para las Manos Cuando Descender Oculto).

Así pues, los ciclos lunares son los que darían nombre a las noches/días, y cada ciclo sería llamado MES (período de 28 días, de luna llena a luna llena). No es de extrañar que los hombres, se hicieran una idea de el comienzo del sangrado de las mujeres, simplemente observando la luna, días llamados MES-TRU (Aguantar), y que llega a nosotros como menstruación, regla, período o estar con el MES.

Comoquiera que la inexactitud de varios ciclos lunares descuadrara la contabilidad humana, una noche de cada dos períodos sería añadida, bien a las noches MARTES, bien a las noches JUEBES, la noche MIERCOL (Bien Parecer/aparecer Sóla).

http://teoriadelta.blogspot.com/2011/12/el-nombre-de-los-dias-1-de-2.html

No hay comentarios:

Free counter and web stats