13 oct. 2010

SONIDO Ñ

El fonema Ñ es antiquísimo, utilizado por los primeros hombres, en combinación con los vocálicos A, E, Y, O, U, formando los sonidos ÑA, ÑE, ÑI, ÑO, ÑU.

El concepto que hoy tenemos del agua, es bien distinto del que tenían al principio de los tiempos. El agua es la humedad, el frío y el dolor; con la edad llegarían los padecimientos de huesos y la deformación, sobre todo, de las manos. También las pulmonías, la fiebre, la tos y la muerte. Por lo tanto, el concepto que se tenía del agua era contrario al que tenemos ahora.

Agua y dolor entrarían asociadas dentro de la misma idea. Las manos duelen cuando se enfrían por la humedad, quedan deformadas por efecto prolongado de ella, tomando apariencia de garras, como las de los animales, rígidas, medio cerradas, tensas. Pues bien, ÑA comenzaría designando a lo que hoy llamamos Agua, y más tarde sería utilizada para designar Garra.

Agua, garra, llanto, dolor, sujetar (agarrar), (puño) garra prieta, serían conceptos que llevarían el sonido Ñ. Algún ejemplo: el que siendo pequeño requiere ser sujeto por la madre para evitar el peligro (NIÑO); el sonido del agua al chocar contra la roca (PEÑA); sentirse protegido, sujeto o agarrado por alguien, por ser éste quien garantiza la seguridad, el alimento o la educación, ha llegado a nuestros días como SEÑOR.



ÑA, significa Agua y/o Garra (mano tensa).
ÑE, significa Lágrimas, Llorar (agua de los ojos, agua de dolor).
ÑI, al igual que IÑ, IJN, IGN, IZ, IS, significan Dolor.
ÑO, significa Sujeto, Agarrado con fuerza.
ÑU, significa atado.

Cualquier palabra actual que contenga el sonido Ñ encajará con el significado de estas palabras monosilábicas ancestrales.

Durante mucho tiempo la característica de los habitantes del norte de la península Ibérica, eran los padecimientos a causa del agua, la humedad: reúma, artritis, artrosis, neumonías. Lo que conformaba unos cuerpos deformes y una respiración sonora, determinando la creencia de que el cielo gris, lluvioso, estruendoso y sin Sol visible era un castigo infligido por éste, SEÑOR de todas las cosas.

Sin embargo, el temor a la oscuridad de las noches y a abandonar el suelo que les proporcionaba el alimento a ellos y a sus ovejas, hizo que permanecieran en esa zona norte (Cantábrico), en tanto que otro tipo de individuos nómadas, más fuertes, se hacían con el conocimiento de la geografía, variando su residencia con frecuencia, en busca de cielos despejados (Sol Puro) y huertas naturales, siguiendo las riberas de los ríos. Esto quiere decir que pueblos sedentarios y pueblos nómadas coexistieron, con características opuestas tanto de mentalidad, color de piel, complexión y salud.

Algunos grupos de tradición sedentaria y creencias religiosas, hábiles en destrezas manuales, partirían con los nómadas en busca de ese Sol anhelado, tan necesario, creándose entre ellos vínculos de vasallaje y esclavitud. Unos buscando un clima ideal, y trazando una estrategia vital, donde el esfuerzo fuera mínimo para sobrevivir, en tanto que los otros, al servicio de aquéllos, realizarían las labores de esfuerzo y destreza, a cambio de seguridad.

En busca del Sol Puro, ríos y huertas naturales, sin lluvias, sin alturas montañosas, partirían, llegando a los deltas con mejor clima, se asentarían las primeras civilizaciones jerarquizadas.

No hay comentarios:

Free counter and web stats