13 mar. 2011

EL ORIGEN DE LOS PUNTOS CARDINALES

En una entrada anterior ya expresé el origen de la representación del Punto sobre la “i”. Un punto siempre ha sido una concentración de máxima energía, un referente en el cual fijarnos, bien para tomar medida, bien para iniciar o terminar un camino, un curso, etc. Toda nuestra existencia se basa en la superación de etapas, marcadas por hitos o Puntos prefijados, respecto a los cuales medirnos.

Las dos primeras referencias que tubo el Hombre consciente de su existencia fueron el amanecer y el atardecer, es decir, ver salir el Sol y verlo ocultarse. Ya vimos cómo la vocalización “O” en un principio designó al Sol en su ocaso y más tarde se utilizó para designarle a ÉL, en todo el recorrido celestial.

La realidad de salir el Sol por un lado y ocultarse por otro, pudo haber hecho pensar que se trataba de divinidades diferentes, puesto que además, se apreciaría que al nacer (amanecer) era de menor tamaño. Sin embargo, en ambos casos, poco antes de salir el sol y poco después de ocultarse, tanto el cielo como los colores se tornan CÁRDENOS, violáceos.

Los primeros movimientos migratorios en la península se realizarían en la dirección salida-ocaso, hasta dar con “O” metíendose en las inmensas aguas del océano y luego, en sentido contrario, ocaso-salida, hasta dar con otra barrera natural de agua salada, el mar Mediterráneo. ES-TE-O / O-ES-TE, casi en idénticas condiciones, de los que se encuentran separados de “O”, tanto allá como allá.

En vista de tal circunstancia, las siguientes migraciones generalizadas serían hacia las zonas cálidas de la península, comprobando que los cielos permanecían más tiempo limpios, sin nubes y las noches eran más cálidas. Como ya indiqué ZUL/LUZ, SUL/LUS, JUL/LUJ y SUR expresó Luz, Hermosura, Belleza, Guapura, Lujo y Exceso, cualidades del Azul limpio del cielo, Sol radiante y la existencia (vida) derivada de ello.

Quedando bien fijadas estas tres referencias, la zona de la geografía conocida donde el Sol menor tiempo permanecía calentando pasaría a denominarse NOR-TE, que significa Menos Allá.

Por lo tanto, los dos primeros puntos realmente Cárdenos o Cardenales (OEste y EsteO), se tornaron referencias secundarias al cobrar importancia el SUR como destino para la mejor supervivencia, y su opuesto, el Norte, en la misma dirección, como alusión a los ancestros y antigüedades. Trazadas las dos direcciones, forman una cruz, cuyo centro o punto de intersección, en la geografía peninsular sería buscado, en la equidistancia entre sus límites con las inmensas aguas, quedando fijado, después de tiempo y tiempo, en el lugar CA-PI-TAL.

No hay comentarios:

Free counter and web stats